VIEJITO RADICAL

Este es un Blog para los Radicales de tomo y lomo.

DE PIE RADICALES CHILENOS. LEALES PERO NO SUBORDINADOS, SOCIOS POLITICOS, NO COMPLICES

jueves, 17 de mayo de 2018

HAY QUE ROMPER CON MITOS INTERESADOS.




UNA CUESTION VITAL PARA EL FUTURO DEL RADICALISMO.

En el ambiente político chileno y en particular dentro de la militancia del Radicalismo, desde hace décadas se ha sostenido como verdad verdadera que Gabriel González Videla, destruyó al Partido Radical, que fue un traidor y una serie de definiciones en idéntico tenor.

Para quienes aspiramos a tratos justos y fundamentados, creemos que durante el gobierno de González Videla, las medidas tomadas en relación a mantener el orden público y la unidad nacional fueron acertadas y que fueron compartida por la mayoría del espectro político de entonces, incluido parte del mundo Socialista.

La promulgación de una Ley pasa por la responsabilidad solidaria del Congreso, quienes, a las finales aprueban, modifican o rechazan una iniciativa, y el Gobierno sólo tiene el recurso de vetar si a su juicio la Ley aprobada no satisface en forma y/o contenido.

El jueves 21 de agosto de 1947, a partir de las 16 Hrs se discutió en el Senado la modificación de la ley 6.026 promulgada el 12 de febrero de 1937, y que fue aprobada de madrugada del día 22 (a las 2;45 Hrs se cierra la tercera sesión). Por lo tanto, de la Ley Maldita como la bautizaron los Comunistas son responsables 20 senadores, el Gobierno en pleno, más una gran parte de la ciudadanía.

Si de fracasos se trata, en el Partido Radical, hay que buscar las causas en otros tiempos y en otras personas, a lo cual, algunos sectores al interior del PR eluden porque no les conviene que se investigue.

Hoy estamos ad portas de elecciones internas, en donde ya hemos sabido la intención de acceder a la presidencia de un burócrata sin trayectoria partidista y que sólo presenta como mérito “político” el haber sido parte del Gobierno coalicionado de izquerda.

Por otra parte, somos testigos de maniobras obscuras para tratar de legalizar acciones que han vulnerado el Estatuto y con complicidad de funcionarios del Servel (hasta ahora no identificados).
Todo lo anterior nos lleva a una inevitable polarización del ambiente político interno, lamentablemente de característica bivalente, y que se puede describir entre: Los éticos y los “pragmáticos”.

El gran valor del Radicalismo y que le ha dado vida por más de 150 años es la actitud consecuente de sus líderes, desde sus comienzos, lato sería describir los casos emblemáticos desde la inicial actitud, incomprensible para sus tiempos, como simbólicamente motivaron los casos de Pedro León Gallo, de los hermanos Matta, Palazuelos, Letelier, y otros más recientes que para no diluir el punto centro de este comentario, obviaré.

Hoy se levantan voces doctorales en temas de doctrina, en planificación política, en analistas de pactos e inclusos futurólogos políticos, dejando absolutamente abandonado el campo en donde se sustentan las bases morales del radicalismo, escritas con sangre sudor y lágrimas por muchos héroes anónimos ignorados en el tiempo por desconocimiento de nuestra historia partidista y que cada vez lo quieren seguir tiñendo de doctrinas foráneas.

Los brotes del tronco radical comienzan a emerger en la presencia del mundo joven.

 

Nabuco.